La sociedad en que vivimos, y cualquier sociedad en sí mismo, ofrece una oferta más o menos amplia de posibilidades para poder vivir. ¿Es la oferta de Jesús una más? No lo creo así. El es la VIDA en mayúscula. Algunos pensamientos sobre eso en el siguiente vídeo: