Oferta de vida en Cristo

¿Nuestra sociedad ofrece vida?

Lo que nos ofrece la sociedad actual en la que vivimos, sobre todo la sociedad occidental nos dice a través de formas distintas y de canales distintos: Es posible vivir. Porque tenemos que vivir con esa esperanza, de que es posible la vida. Y nos lo ofrece con cosas que tiene que ver con la vida:

Nos hablan de las relaciones personales, relaciones plenas, ya sea de forma fiel y estable o ya sea de varias relaciones plenas o nos habla de un trabajo pleno o de cosas plenas que podamos hacer y de un descanso y un ocio pleno, etc. 

Y lo podemos ver en varios aspectos o varios canales en que nos ofrece y se nos invita a vivir en esa forma de vida. 

Podemos mencionar 2 ejemplo

Por ejemplo, en la publicidad, se vende un producto y muchos de esos productos podemos ver la expresión de la gente diciendo: Si consumes esto, si tienes este coche y conduces este coche por la naturaleza, por la ciudad, te vas a sentir fantástico. Y la gente que aparece en la publicidad aparece feliz. Todos sabemos que poco tiempo después que tenemos ese producto, un coche, un móvil, etc. Al final vamos a sentirnos igual de vacíos e igual de insatisfechos.

Otra cosa donde podemos verlo es en la historia. Ya sea a través de un libro, a través de una película o una serie o cortos. Nos dicen o nos meten en la historia donde durante esa historia nos sentimos vivos porque amamos plenamente, porque vivimos una aventura, superamos un peligro, sobrevivimos a la muerte, etc. Nos plantea cómo vivir plenamente y cómo nos permite vivir «plenamente» a través de la vida de otros.

Pero al final eso también se acaba. Al final se acaba la película, la serie o el capítulo y seguimos viviendo nuestra vida normal con bastante insatisfacción que es lo más normal y lo más propio.

¿Es la oferta de Jesús una más?

Jesús no la plantea como una oferta más. En una historia se cuenta que se acerca a una mujer de un pueblo (Samaria) y además habían choques entre los judíos y los samaritanos. Pero independientemente de lo cultural, la mujer iba a un pozo a sacar agua y Jesús está en ese pozo y le pide agua para beber. Y a la mujer le extraña: ¿Tú que eres judío me pides agua a mi para que te de de beber?

Y Jesús le dice: Si tú supieses quién soy yo, tú me pedirías agua a mi y yo te daría un tipo de agua de tal forma que ya no necesitarías beber más.

La mujer, con un tono aparentemente burlón, le responde: Pues dame de ese agua que yo no quiero estar viniendo a buscar agua aquí. 

Y la conversación gira en torno a otro tipo de necesidades más allá de las físicas.

Esta mujer había tenido una serie de relaciones, y Jesús se lo hace ver y en esa serie de relaciones la mujer había tratado de buscar satisfacer su sed, su ansia y esas necesidades propias e internas que ella tenías y de ahí que Jesús le hable de que él podía, como vida que es, podía y puede hoy en día satisfacer esa necesidad interna que tenemos todos.

Su oferta no es una oferta más, es una oferta permanente.

¿Se puede confiar en Jesús como maestro sobre la vida?

Para dar ese paso de fe o de confianza, de alguna forma es entendible que nos preguntemos: Bueno, y ¿quién es esta persona? ¿Quién es esta persona que además murió, resucitó y además no lo podemos ver físicamente? ¿Podemos confiar en Él? ¿Cómo damos ese paso de confianza?

Una vez se le acercaron a Jesús dos personas que tenían otro maestro y se planteaban ser alumnos de Jesús en vez de su otro maestro y le preguntaron: ¿Dónde vives? ¿Cómo es tu vida? Jesús les responde: Ven y acompáñame. 

Más adelante uno de ellos se lo cuenta a un amigo y le plantea: ¿Quién es? Y le responde, ven y ve y míralo por ti mismo.

El proceso de conocer a Jesús es un proceso de aprendizaje, de convertirnos en alumnos suyos, de observar cómo se hace y hoy en día Él ha provisto la forma de que, aunque Jesús no esté aquí físicamente, podamos observar y ser sus alumnos a partir de ahora.

Cuando entiendes y aceptas que Jesús es Dios, que Jesús estuvo y formó parte y contribuyó al diseño de la vida, es más, que Dios contribuye a que la vida se mantenga ahora, lo que nos lleva a decir es: Jesús debe ser confiable. Debe saber más de la vida que yo mismo y que cualquier otra persona que nos pueda decir.

Puedes contactar con nosotros por medio de las redes sociales o por correo electrónico