Y Jehová Dios hizo nacer de la tierra todo árbol delicioso a la vista, y bueno para comer; también el árbol de vida en medio del huerto, y el árbol de la ciencia del bien y del mal.

Génesis 2:9.

Sabemos de esta historia. Dios pone un árbol del conocimiento (ciencia) del bien y del mal del que Adán y Eva no debían comer. Y nos surgen muchas preguntas incontestables. Pero quiero proponer una reflexión más que resolver preguntas difíciles.

¿Qué implica conocer el bien y el mal? Veamos dos ideas en base a la palabra “conocer”:

  1. La palabra “conocimiento” (YADA) está íntimamente relacionada con la palabra “sabiduría” en Proverbios, como en el versículo tan conocido de “el principio de la sabiduría es el temor de Jehová” (Pr 1:7). Por ello, YADA no es sólo entender con nuestra inteligencia, sino que habla de aquello que nos lleva a vivir de una forma determinada, en el caso de Proverbios, de una forma que lleva a la vida.
  1. Además YADA es la misma palabra que se utiliza en el libro de Oseas: el pueblo de Dios no tiene “conocimiento” de Dios, rechaza conocer a Dios (Os 4:6). En este contexto se utiliza para hablar de las relaciones sexuales (Os 2:20), lo que implica que Oseas habla de una relación de intimidad, de compromiso. Lo que rechaza y no tiene el pueblo no es la teología o la doctrina correcta, sino a Dios mismo.

En base a esto, cuando comen del árbol de la ciencia (YADA) del bien y del mal ¿a dónde les lleva ese árbol? ¿A dónde les lleva esa desobediencia? Porque no es a ser capaz de distinguir intelectualmente qué es el mal y qué es el bien sino a lo siguiente:

  1. Por una parte, les lleva a tomar como principios de vida el mal. El mal y la desobediencia como principios de decisión, de la emoción y del pensamiento, y de cómo usar su cuerpo y cómo relacionarse con Dios, los otros y la naturaleza. La actitud de rebelión e independencia como dinámica continua de vida. YADA en el sentido de Provebios.
  1. Por otro lado, desobedecer les lleva y nos lleva a vivir con un compromiso con el mal, con una relación estrecha con él: dedicarle tiempo, regocijarnos con él, disfrutar de ver o hacer lo malo. Comprometernos con su “programa”, con la muerte y la destrucción. Es decir, YADA en el sentido de Oseas.

Pensando en esto, póngamonos en el lugar de Adán y Eva: si comes de ese árbol, entonces morirás. Porque vivir comprometido y bajo los principios del mal no nos lleva precisamente a la vida. Y así es, porque la vida vivida así, y lo sabemos todos, es parecida a la muerte.

Claro, que Jesús vino para que le “conociéramos a él”. ¿No describimos la salvación como conocer a Jesús? Pues los dos mismos principios se aplican: sabiduría, intimidad. Y él vino para traer vida en abundancia.

Photo by Tirza van Dijk on Unsplash

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Siervos útiles y ligeros de peso

Siervos útiles y ligeros de peso

“Cada uno según el don que ha recibido, minístrelo a los otros, como buenos administradores de la multiforme gracia de Dios.”. 1 Pedro 4:10 Grandes aspiraciones Estamos rodeados de grandes historias. Desde niños nos ponen ejemplos de personas admirables a quienes...

Descanso en la comunidad

Descanso en la comunidad

a. La iglesia como comunidad de descanso La experiencia de iglesia, como comunidad cristiana, es un anticipo de lo que esperamos disfrutar en la eternidad. Es empezar a vivir aquí lo que esperamos del reino en nuestro futuro, cuando Jesús vuelva para llevarnos al...

Pin It on Pinterest

Share This