Amar por vínculos

“Jesús extendió la mano y le tocó, diciendo: Quiero; sé limpio.” Mateo 8:3.

Es más fácil amar en abstracto, es decir a personas que no conocemos, a quienes no le dirigimos la mirada o  la palabra. Creer que  estamos cumpliendo con “amar” cuando lo que hacemos es hacer un bien a personas que no conocemos. Algo también bueno, sin duda.

Porque, hagamos un paréntesis necesario y obvio. Estoy totalmente de acuerdo y a favor de aquellas organizaciones que de forma ética, voluntaria y desinteresada hacen llegar la ayuda necesaria a muchos lugares del mundo, más o menos cercanos a nosotros. Y a su vez estoy totalmente de acuerdo con el esfuerzo económico desinteresado de muchas personas que las apoyan. Esta reflexión no es en contra de anular o disminuir la ayuda que podamos ofrecer a estas organizaciones, sino una mirada hacia nosotros.

Porque lo que he estado pensando es que quizá podamos estar escudándonos nosotros mismos a través de estas organizaciones. Porque quizá las usamos para huir de los vínculos. Es cierto que no somos capaces de amar a todas las personas estableciendo un vínculo con todas ellas, eso sólo le corresponde a Dios, pero lo que me cuestiono es si precisamente nos acostumbramos a evitar amar personalmente e implicándonos con las personas y aliviamos nuestra conciencia a utilizando la ayuda a través de las organizaciones intermediarias.

Jesús atendió a las multitudes como multitudes. Cuando les dio de comer a muchas personas o cuando les hablaba en el monte o desde una barca, lo hacía a muchos, no de uno en uno. Pero eso no quitó para que pudiera acercarse personalmente a las personas, poniendo incluso en riesgo su reputación o su purificación ritual. Les tocaba, les hablaba, les miraba y escuchaba. Y son más estas historias que las que las otras.

Cuando Dios nos llama a amar, nos llama a hacerlo también de forma personal. De ahí los nombres en la Biblia, en las cartas, en los evangelios. De ahí las situaciones particulares, las conversaciones. Dios nos anima a amar dispuestos a conocer a otros, a que te conozcan, a mostrar debilidades, a cargar con las de otros. Unos a otros. Eliminar de nuestra vida el “allá él o ella”, el “cada uno con lo suyo”.

Y es que anhelamos que Dios nos ame de forma especial, y lo hace. Nosotros también podemos hacerlo con aquellos que están cerca de nosotros, el vecino, quien pide en la esquina diariamente y algunos en quienes quizás acabas de pensar.

Photo by Nick Fewings on Unsplash

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Siervos útiles y ligeros de peso

Siervos útiles y ligeros de peso

“Cada uno según el don que ha recibido, minístrelo a los otros, como buenos administradores de la multiforme gracia de Dios.”. 1 Pedro 4:10 Grandes aspiraciones Estamos rodeados de grandes historias. Desde niños nos ponen ejemplos de personas admirables a quienes...

Descanso en la comunidad

Descanso en la comunidad

a. La iglesia como comunidad de descanso La experiencia de iglesia, como comunidad cristiana, es un anticipo de lo que esperamos disfrutar en la eternidad. Es empezar a vivir aquí lo que esperamos del reino en nuestro futuro, cuando Jesús vuelva para llevarnos al...

Pin It on Pinterest

Share This