La alabanza de los niños

De la boca de lactantes y niños,
has hecho un baluarte frente a tus rivales
para silenciar al enemigo y al rebelde.
Salmo 8:3 
(Versión La Palabra, en el resto de versiones corresponde al v.2)

El mensaje central del Salmo 8 es el asombro o misterio por el que un Dios tan impresionante, tan enormemente grande y supuestamente distante de nosotros, haya prestado tanta atención y haya dado tanto honor y poder sobre una criatura tan peculiar como el ser humano.

En medio de ese mensaje claro, el versículo 2 es un pequeño misterio. De hecho, su traducción es algo incierta. ¿Cuál es el papel de los niños? ¿Cómo los usa Dios para callar a sus enemigos? ¿Y en qué sentido los calla? Algunas traducciones proponen que Dios “fundó la fortaleza en ellos” (RV60) por lo que los enemigos fracasaron en su intento de vencer a Dios al encontrarse con unos niños débiles; otras traducciones hablan que es el balbuceo de los niños, como si de una alabanza se tratara, la que los hace callar (NVI); otra posibilidad es la combinación de ambas ideas, que esa alabanza es sobre la fuerza de Dios (NTV).

Independientemente del matiz exacto que parece que pueda tener el sentido original de estas palabras, lo que se desprende del texto es lo siguiente:

Un Dios totalmente poderoso, que llena la tierra y su gloria está más allá de los cielos (v.1), ¿qué tomaría para hacer callar, para vencer, para avergonzar y hacer pequeño a sus enemigos? La débil voz de un niño pequeño (v.2). La idea no es la victoria militar, sino quizá es ¿a quién escucha Dios y a quién disfruta de escuchar? La voz de los niños.

Imaginemos a mucha gente, un grupo de adultos gritando contra Dios y por otro lado, un grupo de niños con gritos de asombro, de alegría. ¿Qué escucharíamos nosotros? Difícilmente la voz de los niños. Pero Dios sí los escucha y de hecho la voz de los adultos no significa nada para Él. No creo que el salmista quiera dar necesariamente esa imagen que acabo de describir, pero puede que sí quiera hablarnos de que la expresión del asombro ante el descubrimiento del mundo, el corazón abierto a lo maravilloso acalla las voces violentas, orgullosas en las que ya no hay nada de alabanza, sino queja, enfrentamiento. Es después de esta imagen que el salmista, sobrecogido, se asombra de lo que ha hecho Dios en el ser humano (v.3-9 en RV60).

Pensando en ello, mi corazón pide a Dios un corazón tierno capaz de asombrarse, algo que tristemente perdí hace mucho tiempo y ahora anhelo. Pido a Dios la posibilidad de quedarme callado, sin palabras, tener torpes expresiones, incapacidad de describir lo que veo en Dios porque es mayor que yo para pretender plasmarlo en ideas escritas o habladas.

Photo by Chayene Rafaela on Unsplash

2 Comentarios

  1. Moisès Barceló

    Muy interesante 🙂

    Responder
    • Efraín Martín

      Gracias Moisés, me alegro que te resulte interesante, te animo a que si en algún momento quieres añadir algo o poner en tela de juicio lo hagas con libertad.

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Siervos útiles y ligeros de peso

Siervos útiles y ligeros de peso

“Cada uno según el don que ha recibido, minístrelo a los otros, como buenos administradores de la multiforme gracia de Dios.”. 1 Pedro 4:10 Grandes aspiraciones Estamos rodeados de grandes historias. Desde niños nos ponen ejemplos de personas admirables a quienes...

Descanso en la comunidad

Descanso en la comunidad

a. La iglesia como comunidad de descanso La experiencia de iglesia, como comunidad cristiana, es un anticipo de lo que esperamos disfrutar en la eternidad. Es empezar a vivir aquí lo que esperamos del reino en nuestro futuro, cuando Jesús vuelva para llevarnos al...

Pin It on Pinterest

Share This