Pregunta, pregunta, pide

Juan 14:8-10

8 Felipe le dijo: Señor, muéstranos el Padre, y nos basta.
9 Jesús le dijo: ¿Tanto tiempo hace que estoy con vosotros, y no me has conocido, Felipe? El que me ha visto a mí, ha visto al Padre; ¿cómo, pues, dices tú: Muéstranos el Padre?

Al leer este texto me identifico con Felipe. Me recuerda esos momentos que has preguntado algo y todo el mundo te mira con cara de: ¿pero es que no lo sabes? Me identifico con los observadores que estaban allí, que probablemente tenían la misma pregunta y suspiraron porque la dijo otro.

Y me identifico con todos los que, después de haber respondido Jesús quizá siguieron sin entender pero ninguno se atrevió a volver a preguntar. Y es que Jesús le dice a Felipe “pero ¿cómo no te has dado cuenta?” y entonces miramos a un lado y a otro y pensamos, ¿pero era tan evidente? Bueno, pues ahora al menos me dirá lo evidente que es y saldré de dudas. Pero leemos su respuesta y aumentan nuestras preguntas. ¿Qué quiere decir Jesús con eso de que viéndole a él vemos al padre? Y no lo llegamos a comprender del todo.

Pues les voy a ser sincero y honesto. Yo tampoco lo entiendo del todo. La respuesta de Jesús me deja más sorprendido que satisfecho. Así que le vuelvo a decir a Jesús, quiero ver al Padre, quiero verte a ti, quiero vivir en Cristo, quiero llenarme de tu Espíritu.

Prefiero ser visto como un incompetente, que aparentar saber, vivir o ver cosas que no sé, vivo o veo. Así que pregunto, pregunto, pregunto y pido a Dios: quiero verte, mi Dios y mi salvador.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Siervos útiles y ligeros de peso

Siervos útiles y ligeros de peso

“Cada uno según el don que ha recibido, minístrelo a los otros, como buenos administradores de la multiforme gracia de Dios.”. 1 Pedro 4:10 Grandes aspiraciones Estamos rodeados de grandes historias. Desde niños nos ponen ejemplos de personas admirables a quienes...

Descanso en la comunidad

Descanso en la comunidad

a. La iglesia como comunidad de descanso La experiencia de iglesia, como comunidad cristiana, es un anticipo de lo que esperamos disfrutar en la eternidad. Es empezar a vivir aquí lo que esperamos del reino en nuestro futuro, cuando Jesús vuelva para llevarnos al...

Pin It on Pinterest

Share This